Etiquetas

, , , , , , , , ,

Mañana empieza la semana de clases antes del gran sobo de los exámenes de febrero, lo que significa que ya se ha pasado la Navidad. De esto último quiero hablaros hoy. Y en concreto, de uno de los regalos del día de Reyes.

Señoras, señores, en el culo tengo flores os presento a mi nuevo y rojo pequeñín:

Este bicharraco es, ni más ni menos, que el Whammy de Digitech, un pedal al que hacía tiempo que le tenía ganas.

El efecto whammy consiste en alterar el tono de la guitarra mediante un pedal de expresión como el que se ve en la foto. Destaca por tener opciones de efecto para subir el tono una o dos octavas, o bajarlo una o dos octavas también. Además tiene una opción para bajar sólamente un tono la guitarra, cosa que me atrajo mucho desde el principio ya que así ampliaba el abanico de versiones que me puedo aprender. También tiene dos grupos más de efectos. Uno, es el desafinador, que como su nombre indica, te altera aleatoriamente el tono de la guitarra y hace que suene como el culo te permite darle un sonido muy chachiguay alternativo a las canciones. Personalmente, no me gusta nada, así que pasando de él. El otro grupo de efectos es el armonizador, que permite sumarle a lo que tocas unas notas extra, como una cuarta más arriba, una quinta más abajo… toda la gama de posibilidades, vaya. En Youtube hay vídeos que enseñan los efectos. He escogido dos que me han parecido bastante buenos para que les echéis un ojo: Este y este.

Y os preguntaréis que por qué he llamado a esta entrada «Nintendo». Bueno, realmente no es tan difícil de imaginar, ya que este efecto lo usan mucho bastantes guitarristas para conseguir sonidos que en muchas ocasiones recuerdan a los videojuegos antiguos.  Dejando de lado a Brian May, Tom Morello, Satriano, Steve Vai y un sinfín más de guitarristas conocidos, este efecto se ha puesto bastante de moda últimamente por los reyes del frikismo estos señores, Dragonforce:

Por si esto no es suficiente, una vez lo he tenido en mis manos le he conseguido poner la guinda al pastel. He pensado: «Si el cambio de tono al subir o bajar octavas se hace de forma progresiva y manual con el pedal de expresión… podría encontrar un punto intermedio que me dejase en el tono que quiesiera como si estuviese afinado así» y, efectivamente, ha funcionado y con muy buenos resultados. En cristiano para los que no me seguís: yo afino la guitarra en Re, ¿no?, pues dejo el pedal de tal forma que haga que mi guitarra suene como si estuviese afinado en Mi, en Do#, en Si, o en lo que me dé la real gana. Canelita en rama.

Anuncios