Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

En cuanto a los conciertos en sí. el miércoles no vimos nada salvo parte de uno de los países del Metal Battle. El jueves sí que le dimos caña al asunto. Vimos la última canción de nuestros paisanos Exquisite Pus —estábamos comiendo y llegamos tarde, fallo nuestro— y nos dirigimos a la carpa del Bullhead City para ver a Kvelertak. Este grupo, como muchos otros, lo descubrí gracias a Skerikia Koli y aunque no terminaba de calarme cuando fui al festival, este directo ayudó a que me pusiera más en serio con ellos al volver a casa. Mucho más bestias en directo que en estudio, un concierto muy animado y sonando de lujo, cosa que me extrañó dado el escenario que les habían puesto. Que ya de paso, comento que es el escenario más raro que había en Wacken este año. Estaba unido por una pasarela a un ring de lucha libre y los grupos se dedicaban a pasearse por ahí en los conciertos, llegando hasta la gente que estaba más atrás. Además, este año contaba con cámaras que lo retransmitían por una pantalla a la gente que estaba fuera de la carpa y que disfrutaban del espectáculo tumbados en el suelo del Wackinger.

Hacia las siete de la tarde fuimos a la zona de los escenarios grandes para coger un buen sitio para Blind Guardian. Mientras esperábamos, escuchamos en el escenario de al lado a Helloween, que si bien tuvieron problemas de sonido en la primera canción donde hubo dos parones, tampoco se lucieron en absoluto, y eso que las otras dos veces que los vi hace años disfruté bastante con sus conciertos. En mi opinión, hasta que el señor Weikath no se decida a cambiar el setlist y a tocar más cosas de la época de Deris, van a ser un grupo muy mediocre y que cada vez va a ir a menos, como ya hace tiempo que está ocurriendo. Ojalá algún día nos den una agradable sorpresa. Podéis ver gran parte del concierto —que no todo— aquí.

Mientras esperábamos.

 Y después, uno de los grandes momentos para mí. El turno de Blind Guardian. Diréis que si tal y que si cual, pero es un grupo que siempre me ha gustado y cada día me gusta más, así que a callar todos. Las 20:30 y en el Black Stage empieza a sonar la introducción de Sacred Worlds que dará paso a uno de los conciertos que más he disfrutado en esta edición. Hansi bastante mejor que la última vez que les vi allá en 2006, y un setlist que, aunque muy típico, no me desagradó en absoluto. Si acaso, hubiera cambiado Fly y Tanelorn, que son las que menos me gustan de ahí. Y bueno, es que para que salga totalmente satisfecho de un concierto de estos señores deberían tocar cuatro horas por lo menos.

Setlist

  1. Sacred Worlds
  2. Welcome to Dying
  3. Nightfall
  4. Time Stands Still
  5. Traveler in Time
  6. Fly
  7. Tanelorn (Into the Void)
  8. Imaginations from the Other Side
  9. Lord of the Rings
  10. Wheel of Time
  11. Valhalla
  12. Majesty
  13. The Bard’s Song
  14. Mirror Mirror

Y haciendo crowdsurfing durante Mirror Mirror, además 😀

El encargado de cerrar la noche sería el madman, Ozzy Osbourne. Sin embargo, este concierto decidimos verlo tranquilamente en el Moviefield disfrutando de un buen ron. Sí, confirmo que Ozzy está totalmente cascado, pero el concierto estuvo entretenido y se marcaron unos cuantos temazos de Black Sabbath como Iron Man, War Pigs o Paranoid, además de los suyos propios, de los que destaco Mr. Crowley.

Al día siguiente nos levantamos como buenamente pudimos ya que nos habíamos pasado la noche entera despiertos dando vueltas y bebiendo en el Biergarten rodeados de solitarios destruídos, y, aplazando la ducha para después del concierto, nos fuimos a ver a Ensiferum.

Aunque estuvimos alejados del escenario, aprovechando la orografía del terreno para ver mejor, disfrutamos de un buen concierto en el que a pesar de la hora había bastante gente. El setlist, aunque mejorable —del último álbum habría quitado alguna—, tuvo sorpresas como la inesperada Blood is the Price of Glory. Otras, preciosas, como Victory Song, From Afar, Twilight Tavern —estas dos, las únicas que me gustan del ya nombrado último disco— o Tale of Revenge.

El siguiente grupo en ver fue Sodom, aunque realmente fue un concierto del que no pude estar muy atento porque me encontré con unos murcianos residentes en Irlanda con los que estuve hablando todo el rato —un saludo para ellos por si me leen—. El concierto se podría decir que lo tuve de hilo musical de fondo. Eso sí, una tralla y un sonidazo increíble. Sólo hicimos un parón de hablar para escuchar bien Agent Orange. [NdR: Este año podré compensar viéndolos en Metalcamp.]

For Ancelooooot!

 Otro de mis grandes. Y es que estos italianos me han tenido enamorado desde mi más tierna adolescencia, por lo que esta sería la segunda vez que los vería este año después del concierto de Madrid en febrero. Fue tal y como esperaba: un setlist más reducido, con menos pausas y lo único que me sorprendió, es que con peor sonido. Y puedo decir objetivamente que fue peor porque estuve apoyado en la valla de la torre de sonido, y si ahí no suena bien… en fin, Luca Turilli con un volumen de guitarra muy bajo y el bombo de la batería sonando como una ametralladora. Fabio Lione, una vez más, de diez.

Setlist

  1. Triumph or Agony
  2. Holy Thunderforce
  3. The Village of Dwarves
  4. On the Way to Ainor
  5. Dawn of Victory
  6. Lamento Eroico
  7. Unholy Warcry
  8. The March of the Swordmaster
  9. Reign of Terror
  10. Emerald Sword

Tralla, tralla everywhere.

 Entrada ya la tarde me preparé para hacer el maratón gordo de grupos de esta edición sin descanso de por medio. El primero me tocó verlo solo porque la mayoría de gente se fue a ver a Heaven Shall Burn, pero yo decidí ir al Party Stage a ver a Morgoth.

Si ya me gustaban en estudio, en directo confirmaron mi opinión y eso que tenían todas las papeletas para haber decepcionado puesto que habían estado bastantes años de parón. Pero no fue el caso. Caña, caña y más caña. Y yo encantado. La única pega es que la mayoría de gente estaba casi literalmente muerta, y si a eso le sumas que tampoco había mucha gente… El público no respondió como correspondía al espectáculo que estaba dando el grupo. Fue con conciertazo, las cosas hay que decirlas. De entre todas las canciones del repertorio destaco Bodycount, Resistance y Under the Surface.

Recién terminado el concierto, salí corriendo a reunirme con la gente en el puesto de Nuclear Blast y nos fuimos a coger sitio para EL CONCIERTO en mayúsculas del festival. Y lo pongo en mayúsculas porque fue el mejor concierto de la edición a pesar de que no era el grupo que más me gustaba ni el que más quería ver. Dos horas y cuarto de concierto y la gente aún pegando botes y pidiendo más, y eso que algunos como nosotros no estábamos precisamente cerca del escenario. Estoy hablando de Judas Priest.

You don't know what is like!

 Halford, increíble. De eso que vas con miedo por los vídeos que has visto y saber que no está en sus mejores días… y equivocarte. Painkiller, aunque la versión de estudio sea inimitable, creo que esta ha sido la mejor versión en directo que he escuchado jamás. O quizá sea porque me pasé el concierto flipando. Sonidazo, espectáculo de luces, de escenografía… y musicalmente impecable. El único «pero» que le pongo al concierto es que no lo hayan emitido por streaming y no tengamos ahora vídeos de calidad, aunque eso también despierta en mí la esperanza de que lo editen en DVD próximamente.

Setlist

  1. Rapid Fire
  2. Metal Gods
  3. Heading Out to the Highway
  4. Judas Rising
  5. Starbreaker
  6. Victim of Changes
  7. Never Satisfied
  8. Diamonds & Rust
  9. Dawn of Creation
  10. Prophecy
  11. Night Crawler
  12. Turbo Lover
  13. Beyond the Realms of Death
  14. The Sentinel
  15. Blood Red Skies
  16. The Green Manalishi (With the Two Pronged Crown)
  17. Breaking the Law(Cantada íntegramente por el público)
  18. (Solo de batería)
  19. Painkiller
  20. The Hellion
  21. Electric Eye
  22. Hell Bent for Leather
  23. You’ve Got Another Thing Comin’
  24. Living After Midnight

Si me pidiérais que destacase canciones os diría que todas. Fue acojonante, de verdad. Aunque voy a hacer una «pequeña» mención a Judas Rising, Diamonds and Rust, Night Crawler, Blood Red Skies, Painkiller, y Living After Midnight. Para mí, esos fueron los puntos de máxima erección del concierto. Breaking the Law, sin embargo, aunque estuvo bonito el detalle de dejar que la cantase el público entera, a mí no me gustó. Habría preferido mil veces que la cantase él.

También quiero añadir, y es que lo merece, que este ha sido el concierto donde más gente he visto en los tres años que he ido a Wacken. Ni siquiera Iron Maiden tuvo el poder de convocatoria que ha tenido Judas Priest. Mirad este vídeo si no me creéis.

Momento porro del festival.

 Nada más terminar me fui corriendo otra vez al Party Stage para ver el penúltimo concierto de mi noche, el de Kyuss Lives!, que vienen a ser una reunión de Kyuss pero sin el guitarra original y que, a propósito, este era el último concierto de la reunión con el bajista Scott Reeder con ellos.

Cambio totalmente radical respecto al anterior concierto. Dejamos a un lado el cuero y las tachuelas y sacamos la ropa ancha y los «cigarros medicinales» para recibir a una de las bandas más famosas de stoner. Un concierto correcto, sin más. Con la misma tranquilidad que salen, se van. En cuanto a las canciones, aunque el sonido de guitarra no fuese el que esperaríamos de ellos, no fue desafortunado y a mí me gusto pese a que algunos colegas se sintieran decepcionados con ello. En lo que sí estuvimos todos de acuerdo es en que el cantante está incluso mejor que en sus tiempos mozos. Una gozada escucharlo, hoyga.

El repertorio estuvo centrado en clásicos, como no podía ser de otra forma. Thumb, Supa Scoopa and Mighty Scoop y Green Machine fueron algunos de los temas que sonaron, entre otros.

Cuando terminaron, nos fuimos a cenar y a descansar un rato —¡por fin!— hasta que se hiciese la hora de ir a ver a los últimos, Apocalyptica, a los que fuimos a ver embutidos en ropa puesto que hizo un frío glaciar como ya ocurriera el año anterior ese mismo día, el viernes.

Quiero aclarar que este concierto no fue malo, pero la hora y el frío hicieron que perdiese muchos puntos que podrían haber ganado de haber tocado en otro momento. Un concierto que empezó lento, oscuro y con un preciosismo increíble, pero que para mi gusto se torció cuando empezaron a tocar demasiadas versiones —Master of Puppets, Seek and Destroy, Inquisition Symphony…— de las que sólo salvo Nothing Else Matters, que siempre es una gozada escucharla en celo cello. También añado que no me gusta la colaboración que hace Tipe Johnson con ellos. Si quieren llevar cantantes, que lo hagan bien y lleven a Ville Valo y a Lauri Ylönen. Ya digo que no fue mal concierto, pero me gustó más cuando los vi en el Lorca Rock 2008. Un setlist más acertado, mejor escenografía, y con los cuatro cellistas.

Sábado 6, el último día de conciertos y el de más cansancio para todo el mundo, que vamos arrastrando casi una semana de juerga ya. Sin embargo, no faltamos a nuestra ración matutina de paganismo matacristianos de mano de Moonsorrow, que pudimos ver bien de cerca ya que había poca gente a esas horas. Un concierto precioso de principio a fin, con una selección de canciones espectacular.

Setlist

  1. Kylän Päässä
  2. Tähdetön
  3. Kivenkantaja
  4. Sankaritarina
  5. Köyliönjärven Jäällä (Pankanavedet II)

Cantar la melodía de Sankaritarina a pleno pulmón mientras te da de frente el viento mañanero fue una de las mejores cosas que se pudo hacer esta edición del festival.

Esta canción va dedicada a todos vosotros. Habla de matar cristianos xD

 Pese a que quería ver a varios grupos a lo largo del día, al final me decanté por pasarlo descansando y comprando esas cosas que te propones no comprar cuando sales de casa, así que hasta las ocho de la tarde estuve libre. La tarde-noche la empecé con Avantasia, que abrieron mientras nos empezaba a caer una llovizna que nos acompañaría ya casi todo el resto de festival.

El grupo de All-Stars cumple lo que promete. Se parece más a ir a un auditorio a ver un concierto de estos que juntan varias personas famosas que a un concierto de metal, solo que ES de metal. Además, esta vez aparte de los artistas invitados habituales teníamos a un individuo entre individuos: A Michael Kiske, el famoso ex cantante de Helloween. Este era uno de los momentos estrella del festival ya que después de muchísimos años íbamos a poder ver de nuevo —o directamente ver, los que somos más jóvenes— a Kiske sobre un escenario cantando metal. Un momento épico, sin ninguna duda. Y os puedo asegurar que es toda una gozada escucharlo cantar en directo. De hecho, es una gozada escucharlos a todos —Ese Jorn Lande… uf…—.

Setlist

  1. Twisted Mind
  2. The Scarecrow
  3. Promised Land
  4. The Story Ain’t Over
  5. Prelude + Reach Out for the Light
  6. Dying for an Angel
  7. Death is Just a Feeling
  8. Lost in Space
  9. Farewell
  10. The Wicked Symphony
  11. Shelter from the Rain
  12. Avantasia
  13. Sign of the Cross / The Seven Angels

Los siguientes en la larga lista fueron uno de los clásicos en tierras alemanas, Kreator. Este concierto ya lo vi más alejado y tranquilamente puesto que no tenía ningunas ganas de meterme en los mosh y quería reservarme para mi gran final de la noche.

El que haya visto a Kreator sabrá lo que hay. Un temazo detrás de otro, caña y más caña, y hostias y más hostias. No fue la excepción esta vez. Lo único que siento es que me perdí hacer crowdsurfing vestido de mono con todos los demás porque eso implicaba perderme parte de Avantasia, pero bueno, otra vez será.

Y para terminar, a las 00:30 y con el chubasquero puesto, me fui a ver a otro de mis grandes, Children of Bodom.

Otro conciertazo, y eso que al setlist le hubiera hecho algunas modificaciones, pero comprendo que tienen que tocar material nuevo también, así que pase. Mención especial al TIFÓN que nos cayó cuando empezó Living Dead Beat. Creo que no he visto llover así en Wacken ni cuando nos diluvió en 2009 viendo a Running Wild. Lluvia que, además, nos acompañó el resto de la noche y nos caló bien estábamos recogiendo el camping y yendo a los autobuses a las cuatro y pico de la madrugada. Pero lo dicho. El concierto, de puta madre. Aunque me tuviese que perder a Ghost, que tocaban a la misma hora en la carpa, no me arrepiento de haberme quedado a ver a estos.

Y con esto, otro año de conciertos wackenianos que se termina. El año que viene está la pugna por ver a qué festival iré, si a Wacken por cuarta vez o a Metalcamp. A finales de diciembre decidiré. [NdR: Y la elección ha sido Metalcamp :P]

Anuncios