Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Las excursiones las habíamos contratado con Xcape, una empresa ideada para que dichas excursiones estén orientadas a gente de nuestra edad y guiadas por jóvenes también. Escogimos el paquete más básico puesto que las excursiones nos parecieron suficientes y las añadidas en los otros paquetes eran en su mayoría de fiestas y no de visitar sitios, así que pasamos del tema, que para montarnos fiestas nos basta y nos sobra con nosotros mismos.

El día que llegamos, el chico encargado de reunirse con nosotros nos dio unas carpetas donde teníamos el planning de la semana y las pulseras con las que tendríamos acceso a las excursiones. Esta estaba planeada para el martes, el día inmediatamente siguiente al que llegamos.

El día de la excursión, fuimos en un autobús de Xcape hasta Cancún, que está a una hora y pico de viaje desde el hotel, y nos bajamos al lado de una zona de puerto. Allí nos estaba esperando el barco en el que pasaríamos la mayor parte del día.

Una pequeña pero preciosa playa que había al lado del puerto.

Mientras llegábamos a la zona intermedia entre Cancún e Isla Mujeres nos hicieron firmar los papeles de alquiler de material y demás cláusulas pertinentes. Enseguida nos dieron unas indicaciones y fuimos saltando al agua por parejas, donde un guía encabezaba la columna de gente y nos iba indicando con una bandera y un pito que nos acercásemos a distintos puntos en el mar para que viésemos zonas interesantes del arrecife, tortugas gigantes o mantarrayas, amén de mil tipos de peces que nos rodeaban continuamente sin ningún tipo de miedo al contacto humano.

Buscando a Nemo.

Os puedo asegurar que hacer snorkel en el Caribe es una de las mejores cosas que se pueden hacer en este viaje. Ver este mar desde dentro es sencillamente espectacular. Eso sí, lo habría disfrutado más si no hubiera habido tanta gente. Vale que para las fiestas eso es lo que mola, pero para esto me sobraban chapoteos y aletas dándome en la cara xD.

Una vez que empezamos a subir al barco, de vuelta, abrieron las barras de bebida en los tres pisos que lo componían y comenzó el desmadre. Cubata va, cubata viene, botella salida de la nada llena de más bebida va, chupitos aparecidos por arte de magia vienen… trampolín, tobogán, música a un volúmen que se tendría que escuchar en un radio de 2 km a la redonda… una locura.

A la hora de comer nos desembarcaron en Isla Mujeres para descubrir que, al contrario de lo que todos esperábamos encontrar, no estaba llena de mujeres esculturales en bikini ansiando nuestra llegada. Más bien era un pueblo humilde aunque turístico, de los que viven casi exclusivamente de la faena en el mar —gracias, Capitán Obvio, por contar lo que todos esperamos de la vida en una isla—.

Como no teníamos mucho tiempo, decidimos ir a comer al primer sitio que encontráramos en lugar de ir de compras. La elección fue un chiringuito en primera línea de costa en el que pedimos unos calamares al ajillo para el centro, unos tacos de camarón para un amigo, y el resto unas fajitas de pollo. Todo esto acompañado de unos nachos gratis al centro y una deliciosa cerveza Sol, típica de la zona. Y música en directo, que no falte. Bueno, sí, y que nos salió muy barato. De hecho, diría que fue la mejor comida que tuvimos fuera del hotel.

Casi con la comida en la boca por la falta de tiempo que nos daban, volvimos al barco. Tranquilos, que no nos íbamos aún. La tarde había que aprovecharla. ¿Cómo? Pues siguiendo la fiesta. Si antes lo estábamos dando todo, ahora con el estómago lleno ni os cuento. Ron va, tequila viene… ya os podéis imaginar.

Barcos y… fiesta.

Antes de que nos quisiéramos dar cuenta estábamos atracando de vuelta en Cancún. Llevábamos tal borrachera fiesta en el cuerpo que se nos pasó rapidísima la tarde. Y cuando digo fiesta, digo que gente a la que en cinco años de carrera no la he visto ni tomarse una cerveza, aquí iban que les faltaba meterse rayas xD.

Foto hecha por el chico de Xcape cuando salíamos del puerto.

Y vuelta al hotel entre congas dentro del autobús a ritmo de la que sería ya la banda sonora del viaje:

Anuncios