Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Después de haber leído sobre la zona del camping os habréis hecho a la idea de que es un sitio muy bonito, pero es que los alrededores no son para menos. Hay varias cosas más que ver, pero nosotros sólo hicimos las tres excursiones que voy a contar.

Aunque están a modo de idea general del sitio, en algunas aportaré datos que no se encuentran fácilmente por internet, que nunca está de más aprender un poquito.

Kozlov Rob

Este es el nombre que recibe la pequeña montaña que hay al norte de Tolmin, vigilando la ciudad. Su encanto radica en el castillo que la corona, que se puede visitar tras un ascenso serpenteante por la ladera.

Se sabe que el castillo existe al menos desde 1188 y que no fue usado como residencia sino como una verdadera fortaleza que permanecía deshabitada en tiempos de paz. Ha pertenecido al Patriarcado de Aquileia, a los Condes de Gorizia, a la ciudad de Cividale del Friuli, a la República Veneciana y, finalmente, a los Habsburgo. Fue dañado seriamente en los terremotos de 1348 y 1511 aunque fue reparado las dos veces. Finalmente fue abandonado en 1651 por sus últimos propietarios, la familia Coronini y permaneció relativamente bien hasta 1713 que sirvió en la gran revuelta de campesinos de ese año. Fue un punto estratégico también durante la Primera Guerra Mundial. Actualmente está en ruinas a pesar de que algunas partes se han restaurado.

kozlov

Para llegar hasta el castillo basta con dirigirse al norte del pueblo y seguir la calle que sale de él hasta encontrar el cartel que señala el comienzo del sendero ascendente por la montaña. Una vez ahí es sólo subir.

castillo

Es una excursión sencilla a pesar de tener que subir la montaña ya que tampoco tiene mucha pendiente y compensan las vistas que se tienen del pueblo durante el ascenso y el verdor de la vegetación autóctona.

Javorca

Javorca es una iglesia conmemorativa dedicada a los soldados austrohúngaros caídos en la defensa del Frente del Isonzo —nombre italiano del río Soča— entre 1915-17. Se encuentra en un valle del Tolminka en la parte sur del Parque Nacional del Triglav, la montaña más alta de Eslovenia y de los Alpes Julianos.

A esta excursión sólo fuimos cuatro personas, pero es que más que excursión yo lo llamaría un viaje a pie. Y es que está a unos doce kilómetros y pico de Tolmin, con tramos tanto de carretera como de montaña con pendiente moderada, lo que hace que entre ida y vuelta sean unos veinticinco kilómetros con pendientes. Y eso cansa. Ya lo creo que cansa.

Salimos del camping un poco antes de las siete de la mañana y estábamos de vuelta en el pueblo sobre la una y media del mediodía, habiendo hecho varias paradas y relajándonos un buen rato en los escalones de la iglesia y viéndola por dentro. Unas seis horas en total, que serían unas cinco de marcha.

Es un camino largo pero merece la pena. Paisajes preciosos, vida rural eslovena —es una zona famosa de pastoreo—, e incluso vestigios de las dos guerras mundiales. Esto se ve sobre todo al llegar a los alrededores de Javorca, donde hay hasta tres búnkeres construídos en los años treinta. Esa zona además fue campo de batalla durante la Segunda Guerra Mundial en el enfrentamiento entre la Brigada de Partisanos de Simon Gregorčič y el ejército alemán.

Y por supuesto, la iglesia. Fue diseñada por el pintor y diseñador vienés Remigius Geyling (1878-1974), por aquél entonces primer teniente, mientras que la organización y dirección de la obra estuvo a cargo del teniente húngaro Géza Jablonszky y construída por soldados austrohúngaros. Encima de la puerta de la entrada se puede leer «Este monumento fue construído durante la guerra por miembros de la 3ª Brigada de Montaña, unidad de batalla del 15º Cuerpo, en honor y recuerdo de sus camaradas que cayeron aquí. Construído en el periodo desde el 1 de Marzo al 1 de Noviembre de 1916.»

Encima de la entrada se alza la torre campanario —que se puede tañer desde fuera— con la inscripción PAX mientras que el exterior está adornado con los escudos de las veinte provincias que conformaban el Imperio Austrohúngaro.

El interior está pintado y decorado al estilo de la Secesión vienesa—predominando azul y negro con ornamentaciones blancas y doradas— y cubierto en gran parte por tablas de roble hechas con las cajas de municiones que usaron donde están grabados los nombres de los 2564 soldados que cayeron en los alrededores y que están enterrados en el cementerio de soldados de Zatolmin.

La parte de madera del tabernáculo con un Cristo en la Cruz y dos ángeles arrodillados es obra del carpintero de brigada Anton Perathoner.

«Llegué, vi… y me cansé mucho.»

Ha sido renovada varias veces; en 1934, a principios de los ochenta, y en 2005 tras el terremoto que en 1998 cambió el aspecto de todo el valle.

En el año 2007 fue clasificada como monumento histórico con la calificación de Herencia Cultural Europea.

Ah, y entrar cuesta 2 €.

Tolminska Korita

Este es el nombre en esloveno para referirse a las Gargantas de Tolmin, que son la zona más baja y más al sur del Parque Nacional del Triglav, el único parque nacional de Eslovenia. Se llega siguiendo el sendero de Zatolmin y, de hecho, coincide con la primera parte del camino a Javorca.

Ya sólo el camino hasta el sitio merece la pena.

Entrada al Parque y las Gargantas.

El principal atractivo de la zona es la confluencia entre los ríos Tolminka y Zadlaščica, que en varias partes fluyen de forma subterránea y emergen formando la única confluencia de gargantas en Eslovenia.

Las características de la zona hacen que sea el lugar idóneo para la supervivencia de la trucha marmorata, que mantiene su genotipo a salvo de la trucha común gracias a las barreras naturales formadas por las múltiples cascadas de la zona. Además se puede encontrar la vegetación alpina y submediterránea propia de la zona con tres especies autóctonas eslovenas; Aconitum angustifolium, Cerastium subtriflorum y Athamanta turbith. También se puede encontrar Tephroseris pseudocrispa, autóctona de los Alpes Cárnicos y Julianos.

Verde, verde everywhere.

Siguiendo la carretera que bordea las gargantas por lo alto se encuentra el Hudičev Most —o Puente del Diablo den español, aunque es más una forma de referirse en Eslovenia a puentes angostos que cruzan precipicios—, que fue construído en 1907  para poder comunicarse con el pueblo de Zadlaz-Čadrg. Originalmente era de madera, pero bajo el gobierno italiano fue reemplazado por uno de hierro recibiendo el nombre con el que se le conoce ahora. En 1966 se habilitó el paso de coches y carros por él. El primer coche en llegar al pueblo fue un viejo Fiat el 15 de noviembre de ese mismo año.

Bajo este puente se encuentra una de las maravillas del parque: una fuente termal con una temperatura media del agua entre los 18,8-20,8 ºC mientras que lo habitual en el Tolminka es que el agua oscile entre los 5-9 ºC.  El agua superficial penetra bajo tierra a través de una pequeña cueva —que se puede ver cuando el nivel del agua es suficientemente bajo— y es calentada por la energía geotérmica, refluyendo a la superficie a través de grietas y fisuras.

Hacia el final de la ruta se encuentra la Medvedova glava —Cabeza de oso—, que es el nombre que recibe una gran roca que se quedó encajada entre dos paredes formando un puente natural y que se asemeja, como su nombre indica, a una cabeza de dicho animal. Al fondo, además, se puede ver cómo el agua va cayendo en diversos saltos creando fuentes, por lo que allí se le conoce a esa zona como Skakalce o Los saltos.

glava

La cabeza de Yogui.

Por último, y no por ello menos importante, se encuentra la cueva de Zadlaška Jama, más conocida como la Cueva de Dante. Es una cueva formada por las aguas procedentes del glaciar del Soča. Tiene 1.140 metros de largo, 41 metros de profundidad y aloja tres grandes estancias. Se dice que a principios del siglo XIV el patriarca Pagano della Torre hospedó al poeta Dante Alighieri en Tolmin durante cuya estancia visitó la cueva y se inspiró en ella para escribir el infierno de la Divina Comedia, recibiendo la cueva el nombre del poeta.

“¿Holaaaaaaaa? ¿Está el infiernoooooo?”

En 1922 fue explorada y cartografiada por primera vez por miembros de la Asociación Turística Krpelj y fue habilitada para visitantes excavando escalones y agrandando algunos túneles. Las tareas de exploración y cartografiado fueron completadas por la sección de espeleología de la Asociación de Montañerismo de Tolmin en 1977. Se pueden encontrar dos tipos de insectos de cueva; el Anophtalmus ravasnii sontiacus y el Anophtalmus Tolminensis, así como el murciélago Rhindolopus hiposideros.

Es una de las cuevas más difíciles y peligrosas para turistas, así que sólo es posible visitarla al completo con la compañía de un guía competente y equipo apropiado.

En general, la excursión a las gargantas es una fácil, pero hay que ir con calzado cómodo ya que vais a estar continuamente subiendo y bajando cuestas, cruzando puentes y a veces incluso mojándoos. Y digo lo de mojándoos porque es imposible no bajar hasta el río a refrescarse con sus aguas cristalinas.

Si es que parece sacado de Skyrim.

No recuerdo el precio de los tickets para entrar a las Gargantas pero creo que rondaba los tres euros, y algo menos para los niños.

Anuncios